7 meses sin agua potable en Bajo Hondo por una falla; el drama de quién se hace cargo del arreglo

7 meses sin agua potable en Bajo Hondo por una falla; el drama de quién se hace cargo del arreglo

Vecinos de Bajo Hondo se quejaron hoy porque desde septiembre del año pasado no tienen agua de red debidamente potabilizada, por un desperfecto en la planta de nanofiltración.

   En octubre, el Municipio informó que dispuso un camión cisterna para abastecer a la localidad rural rosaleña, y bidones para las escuelas locales, y que las restricciones al consumo de agua eran "hasta nuevo aviso".

   "La gente que puede, compra agua envasada, y la que no la sigue consumiendo. Ya es imposible de sostener. En la planta nada más le agregan cloro", se lamentó Diomedi.

   El vecino Diego Diomedi dijo que no les precisaron cuándo arreglarán el desperfecto, que costaría unos $ 300.000.

   Agregó que la planta está en proceso de traspaso de la Provincia al Municipio, pero ya pasaron 6 meses y no hay novedades.

   "A veces, los tiempos de la política no son los de la gente, pero alguien se tiene que hacer cargo de la reparación y después ver a quién le corresponde pagar", se quejó.

Agua con arsénico y flúor

   El vecino contó que la problemática que tiene el agua que se extrae de la napa es la presencia de arsénico y que no se sabe qué grado de toxicidad tiene.

   "El Municipio recomendó que nos abstengamos de consumirla porque no era potable", dijo Diomedi.

   Federico Insausti, de la Sociedad de Fomento de Bajo Hondo, dijo por su parte que además de arsénico contiene flúor, por lo que debe tener tratamiento que la haga apta para el consumo.

   Agregó que desde la entidad fomentista enviarán cartas a las autoridades para reclamar que reparen la planta.

  La planta de nanofiltración que funciona en Bajo Hondo fue inaugurada en 2012 y según se dijo en aquel momento, era de tecnología avanzada. Antes, el servicio se prestaba con tanques de almacenamiento de 1.000 litros. El agua pasaba por un proceso de abatimiento del flúor por un manto filtrante de hueso triturado.

   Por ley, la concentración de arsénico no debe ser superior a 0,05 miligramos por litro; en tanto la de fluór debe mantenerse entre 1 y 1,5 miligramos por litro de agua.

Fuente: La Nueva