ARA San Juan: lograron procesar las imágenes y armaron un mapeo 3D de la zona donde yace el submarino

ARA San Juan: lograron procesar las imágenes y armaron un mapeo 3D de la zona donde yace el submarino

IMAGEN ILUSTRATIVA NO ORIGINAL

Luego de casi tres meses de recibir el material, dos de los tres discos que contenían "imágenes" de sonar de la zona donde fue encontrado hundido el submarino ARA San Juan, pudieron ser procesados para generar una imagen tridimensional del lecho marino donde se encuentra la nave de la Armada que transportaba a 44 personas.

 

 

Después de tres días de intenso trabajo, bajo fuertes medidas de seguridad para evitar filtraciones, la jueza federal Marta Yáñez, que instruye en la causa desde la desaparición del submarino el 15 de noviembre de 2017, logró llevarse las imágenes 3D a Caleta Olivia.

 

 

"Lo que se hizo fue analizar un fragmento del área donde está el submarino. No todos los sonidos contenidos en el disco dos y tres", explicó una de las personas que presenció el proceso los tres días, que duró entre el martes y el jueves.

 

 

"No se hizo todo porque llevaba mucho tiempo y no era necesario. La empresa hizo un área de barrido muy grande de un kilómetro de ancho por un kilómetro de largo tomando como centro el lugar donde está el submarino. Antes de comenzar a procesar los sonidos, se pusieron de acuerdo los peritos de que la zona a mapear fuera de 160 metros por 160 metros", precisó.

 

 

Según las fuentes, dentro de ese cuadrado se pudo ver tanto el casco resistente (la parte más grande del submarino) como el resto de las piezas o escombros del ARA San Juan que están situados a unos 200 kilómetros de la costa argentina, a más de 900 metros de profundidad, en una zona de cañadones al final del talud continental.

 

 

Qué se ve. "Se generó una imagen tridimensional que permite jugar o moverse sobre los tres ejes. Con un software libre se puede explorar desde diferentes ángulos esta reconstrucción visual generada a través de sonidos", detallaron. "Se ve como una especie de gusanito que es el casco resistente y los escombros alrededor", graficaron.

 

 

Para poder elegir la zona a analizar se tomó como referencia las coordenadas exactas enviadas por Ocean Infinity, la empresa a cargo del hallazgo de la aeronave, el pasado 17 de noviembre. Luego, como cada archivo de audio estaba geolocalizado y tenían fecha y hora, se fueron abriendo esos a través del software llamado "Audelia". Estuvieron a cargo expertos del Servicio de Hidrografía Naval (SHN) en tres jornadas de 8 horas cada una.

 

 

"Se hizo tan rápido porque se delimitó el área. Si se hacía el análisis de un kilómetro por un kilómetro iba a tomar, al menos siete días de trabajo", explicaron y dijeron que, en caso de que fuera pedido por alguna de las partes, se puede continuar con el radio mayor.

 

 

Para los investigadores poder contar con este mapeo 3D resulta importante ya que les permitirá comparar las dimensiones de los objetos que pudieron ver en las fotos y videos contenidos en el disco uno que ya habían sido analizados. Incluso, les servirá para calcular la distancia existente entre los escombros y el casco resistente del ARA San Juan.

 

 

Según dijeron, en la imagen generada se pueden ver que la mayor parte de los escombros se encuentran en un radio de entre 60 y 80 metros del cuerpo principal del buque de la Armada que implosionó luego de pasar los 600 metros de profundidad para los que estaba diseñado que resistiera.

 

 

Para las pocas personas que ya habían visto las fotos y videos del disco uno, el mapeo 3D les resultó "esclarecedor" sobre la disposición final del submarino ya que aún no se cuenta con un foto que permita ver en su totalidad al ARA San Juan.

 

 

A los familiares. "Como las fotos y videos que se encuentran en el disco están también geolocalizadas, lo que se podría llegar a hacer, a través de un software específico, es 'plotear' un molde que tome como base la imagen 3D y sobre ella se vayan agregando los videos y fotos reales que cubran cada espacio", fue una de las ideas que surgió luego de obtener el plano virtual que analiza Yáñez.

 

 

El siguiente paso será mostrar las imágenes y todo el material a los familiares. Esto se haría en los próximos 30 días, aunque resta por definir cuándo y cómo. Yáñez cree que lo ideal sería que fuera en un mismo lugar, en forma presencial y de una sola vez para todos los familiares que quieran.

 

 

Lo que se buscará es evitar que se filtren imágenes para que no lleguen a aquellos familiares que ya decidieron que no quieren ver el submarino hundido y pidieron que se preserve la intimidad, sobre todo, pensando en los hijos pequeños de los tripulantes.

 

 

En tanto, aprovechando la presencia del Seabed Constructor en Montevideo, la Justicia tratará de obtener el "mosaico", esa imagen que no se pudo abrir del disco uno y que armó Ocean Infinity en base a la superposición de las miles de fotos tomadas a través del ROV y los AUV en la madrugada del 17 de noviembre pasado.

 

 

Medidas de seguridad. Para evitar filtraciones, los discos estuvieron custodiados las 24 horas por la Policía Federal. Además se utilizaron los mismos inhibidores de señal de wifi que se emplearon durante la cumbre del G-20 que tenían un radio de 70 metros. Además, las computadoras no estaban conectadas a ninguna red. Es decir, todo el proceso se hizo "offline". Excepto la jueza y el fiscal, nadie pudo ingresar con celulares al lugar donde se procesaban las imágenes.

 

 

Además había un domo y tres cámaras de vigilancia las 24 horas que tomaban imágenes de la sala, las computadoras y el ingreso al lugar donde se trabajó.

 

 

Las imágenes se terminaron de analizar el miércoles y el jueves se hizo una presentación ante las querellas. Luego se hizo un back up de las computadoras del SHN que se utilizaron para procesar las imágenes.

 

 

Para preservar la prueba y que no se filtre nada, se decidió cambiar el disco rígido de las máquinas utilizadas. Las originales se fueron a Caleta Olivia con la jueza.

Fuente: La nación