El inolvidable Super Prime de nuestro distrito

El inolvidable Super Prime de nuestro distrito

El público pegado al alambrado del circuito ubicado sobre la ruta 229, en cercanías a Villa General Arias, se había transformado en una tradición de los domingos.

Transcurría el año 1996 cuando surgió el Super Prime y aún hoy el recuerdo es imborrable para los apasionados del automovilismo. La categoría que fiscalizaba la Federación Regional Nº 3 del Sudoeste, albergaba máquinas Ford, Chevrolet, Torino y Valiant, llegando a tener más de cincuenta pilotos en competencia. 

En medio del aislamiento social, preventivo y obligatorio, Mariano Lange, ex participante oriundo de la localidad de Cabildo, decidió la creación de una página en la red social Facebook, donde los usuarios pueden recrear vivencias, anécdotas y compartir imágenes (click acá para ingresar).

El medio Punta Noticias dialogó con Jorge Izarra, Marcelo Esteban y Fernando Ferlido artífices de la historia "fierrera" de nuestra ciudad. 

“Trabajé mucho para crear la categoría, pero tuve que dejar cuando me fui a la comuna (fue Intendente en los períodos 1995-1999 y 1999-2003). Fuimos armando todo y buscando la posibilidad de hacer el reglamento, obviamente aprobado por Federación. Hicimos todo eso y largamos”, mencionó Izarra, por entonces presidente del Punta Alta Automóvil Club.  

“Fue un trabajo muy intenso, muy bueno, muy fuerte. Empezamos de la nada, a juntarnos aquellos que estaban en el PAAC y otros que no. Buscábamos la posibilidad de hacer una categoría que nos permitiera tener una actividad. Hubo mucha ayuda para hacer la pista (desde la MCR pusieron a disposición máquinas, tractor, regador, entre otras cosas). Hicimos todo lo necesario. La carrera y la técnica era todo acá”, relató.

Y agregó que “había muy buenos trabajos en los talleres y en las peñas. Venían de Bahía Blanca, Coronel Dorrego, Cabildo y Bajo Hondo. Nos superaron las cosas y fue muy difícil de controlar. Se fue desvirtuando. Al principio era coche standard, con escape libre, cubiertas radiales de calle y jaula normal”.

“Se empezó a complicar cuando venía gente de afuera a realizar la técnica. También cuando se fue encareciendo, porque iba quitando la posibilidad de un parque amplio de pilotos. Al principio cualquiera que acomodara una jaula y armaba su auto podía correr, pero después no. El primer error recuerdo que fue el cambio de cubiertas, hizo todo más caro y eso no sólo afecto en lo económico sino también a la pista. Después las trompas, que se rompían con los golpes. Y luego los chasis con distintos elementos”, indicó el “Vasco” Izarra.

“Nosotros habíamos comenzado con series, semifinales y final. Federación empezó a modificar el sistema, ya no largaban de cuatro o cinco autos por fila, quisieron hacerlo de a dos con un sistema de autódromo, un capricho que terminó mal. Se terminó el espectáculo porque se formaban filas indias y ya no fue la misma convocatoria de gente. Una pena, se perdió algo muy popular”, sentenció.

Por su parte Esteban rememoró: “Fue una época dorada, muy buena, muy linda, con recuerdos inmejorables. Éramos jóvenes con muchas ganas de laburar, con mucha polenta. Uno trabajaba y cuando terminaba sus horas se quedaba de corrido haciendo cosas en el auto”.

“Con un grupo de amigos hasta hicimos un par de carreras algunos domingos antes de que la categoría este hecha y oficializada. Con Fernando Ferlido, el “Pini” (Marcelo González), el “Gordo” Curro (Marcelo), Abbate (Norberto), Alejandro Anconetani y alguno más”, comentó.

Y añadió: “Lo lindo era que una vez que se armó la categoría había muchísimos autos, venían de la zona. Fue creciendo de forma increíble. Iba muchísima gente a las carreras, estaban muy buenas. El día de la competencia, todos queríamos ganar, eramos todos contrincantes, pero en la semana teníamos una camaradería muy buena. Comíamos asado en un lugar distinto todas las semanas. Estaba muy pero muy bueno. Tuve la oportunidad de correr en otras categorías y al ser con mayor profesionalismo eso se perdía”

“Yo me críe en un taller mecánico, mi viejo corrió en autos muchos años, no tuve la oportunidad de verlo porque era muy chico pero todos sus amigos siempre me decían lo que era el `Loco´ Esteban. En esa época no había videos, sólo fotos”, disparó el “Colo” Esteban.

Y siguió “para mí fue un gran gusto que me di de correr con él. En el tercer o cuarto año de la categoría, el `Viejo´ Raúl Ramos vendía el auto – estaba preparando otro – y lo compré sin decir nada. Lo empezamos a preparar en otro lado. Y creo que fue para el Día del Padre se lo dimos para que pueda correr. Un orgullo. Hoy me acuerdo y fue un momento fantástico. Él siempre me dio un apoyo bárbaro. Hacíamos todo en el taller y compartir la pista es algo que nunca me voy a olvidar”.

“Fue una categoría espectacular, marcó un hito en la región. Me dio muchos amigos que aún sigo viendo. Tuvimos la suerte de agarrar una época del PAAC con muchas ganas de trabajar, con Jorge Izarra a la cabeza que le daba para adelante con todo”, concluyó.

Finalmente, el que viajó en el tiempo fue Ferlido. “Empezamos con Víctor Peyrott, el `Colo´ (Esteban) y algunos más a juntarnos en un taller y se armó el Super Prime. Estuvimos entre seis y ocho meses para armar la categoría. El circuito ya lo teníamos marcado, asique con las máquinas en ese momento del Municipio se hizo más sencillo. Para muchos fue una de las mejores experiencias”, analizó.

“Fue un muy lindo momento. Yo justo era vicepresidente del PAAC. Gracias a Jorge (Izarra) se hizo el Super Prime, él fue un precursor. Era un trazado muy grande, hoy sería imposible de sostenerlo sin las máquinas que él gestionaba por estar vinculado a la comuna. Un espectáculo increíble”, argumentó.

“Todos teníamos entre 25 y 35 años, hoy a la distancia uno ve los autos y estábamos locos. Yo armé el Ford Falcón con 8.500 dólares. Era todo nuevo, los motores un fierro. Durante dos años no lo tuve que tocar y el mantenimiento no era gran cosa. El problema fue que se comenzaron a buscar elementos de seguridad caros, después se empezó a manosear el tema del motor y así se fue perdiendo la esencia de hacerlo en el taller”, disparó Ferlido.

“Recuerdo que en el primer campeonato fui subcampeón – Marcelo ´Goldi´ González se consagró campeón –. En la final de la última fecha, terminé sin la rueda de atrás, solo con la llanta. Una locura, al tiempo a nivel nacional le sucedió al `Flaco´ Traverso (Juan María). La pasábamos muy bien. Ya en el 2000 decidí bajarme y dedicarme a hacer la pista. Yo marcaba las cuerdas y la motoniveladora se encargaba de dejar todo listo. Era un día completo de trabajo, pero se disfrutaba”, deslizó quien fue encargo de homenajear a personalidades como Héctor Santos Ilacqua.

“El mejor auto que hubo para mí fue el de Guillermo "Memo" Pisani, una Coupe Chevy hermosa. También te ibas haciendo conocido de algunos personajes espectaculares como José `Chiquito´ Ullmann, un fenómeno. Éramos todos muy amigos”, cerró.

Fuente: Punta Noticias