Incierto panorama para las empresas de transporte urbano

Incierto panorama para las empresas de transporte urbano

Preocupación in crescendo en actores vinculados con el transporte público de pasajeros tiene la ya anunciada decisión de cese de los programas nacionales de subsidios a la actividad.

En el proyecto de presupuesto provincial, la gobernadora le transfiere a los municipios el gasto de varios subsidios: los pasajes de las líneas de colectivo comunal -que no salen de la jurisdicción de cada municipio-, la tarifa social de energía eléctrica de sus vecinos; parte de una contribución por AySA y el traslado de los residuos de las comunas a la CEAMSE. Mientras analizan los números, varios intendentes peronistas señalaron que están en desacuerdo, anticiparon que también quieren discutir el Fondo Educativo y repiten una palabra “compensación”.

Nación pagaba unos $34 mil millones que el año próximo pasarán a la columna de gastos de la Provincia. Ese número se desglosa en $ 25 mil millones de subsidios en transporte provincial y comunal, $ 8 mil millones en la tarifa social de las eléctricas y mil millones por gastos de AySA. De ese total, Vidal busca que los intendentes se hagan cargo de $13 mil millones.

“Estamos viendo cómo reaccionan los intendentes, qué vienen a pedir”, adelantó un senador provincial de Cambiemos. Y la primera respuesta fue un rechazo.

Según el presupuesto que presentó la semana pasada, Provincia busca que los municipios se hagan cargo de $2.500 millones del subsidio al transporte de los pasajes de las líneas comunales. Son las que recorren sólo un distrito, no salen a otros Partidos y se numeran del 500 en adelante. Del resto de las líneas de jurisdicción provincial -que van del 200 al 499- se hará cargo Vidal.

Fuente: El Rosalenio