Matías Pollio, entre dos pasiones: la Armada y el ciclismo

Matías Pollio, entre dos pasiones: la Armada y el ciclismo

Matías Pollio (25) es puntaltese, marinero primero de la Armada y además un reconocido ciclista, con una trayectoria marcada por el esfuerzo y los logros. La semana pasada recibió la Bicicleta de Plata-Premio Quinto Astolfi por su rendimiento en 2018, distinción que entrega la Federación Ciclistas del Sud.

   Matías creció en una familia compuesta por sus padres Marcelo y Verónica y sus tres hermanos: Rocío, Alexis y Marcela. El joven marino realizó sus estudios primarios en la Escuela 14 del Barrio Laura y su secundaria en la Escuela Secundaria N°1 “Ingeniero Luis Luiggi”.

   En el año 2013 y con 18 años, ingresó como Marinero Tropa Voluntaria. Su destino desde el día de su egreso es la Jefatura de la Base Naval Puerto Belgrano. Allí cumple tareas de servicios.

 “En mi familia no tenía antecedentes de integrantes de la Armada, por ende, no tenía mucho conocimiento de la vida militar. Habíamos conocido la Base Naval cuando veníamos de visita con la Escuela. Un día mi madre sugirió que me anotara para realizar el Período Selectivo Preliminar y allí fue como tomé la decisión de ingresar”, destaca Matías.

   El respeto y la buena educación son valores que durante estos años formando parte de la Armada, Matías ha aprendido y valorado.

   “De chiquito tenía pasión por la bicicleta y por jugar al fútbol en los dos clubes de la ciudad de Punta Alta: Sporting y Rosario. Ahí conocí a Carlos Aguilar, un amigo que corría en bicicleta y así fue como a partir de los 12 años corro en bicicleta; mi primera competencia fue en un velódromo donde corrí con piñón fijo, sin freno y obtuve el primer lugar”.

   Ese fue el puntapié para una carrera en donde Matías no para de obtener resultados destacados tanto a nivel provincial como nacional. El último fin de semana, en el Parque de Mayo de Bahía Blanca, el marinero primero recibió, por segunda vez consecutiva, la bicicleta de Plata.

   Este reconocimiento es por haber sido el competidor de la Federación del Sud que más puntos cosechó a lo largo de la temporada 2018.

   Tanto esfuerzo obliga a apreciar más aún cada logro. Y si bien para la familia ya es un orgullo, "para mí ganar un Campeonato Argentino es una deuda pendiente”, asegura.

La familia, su gran apoyo

   En pareja con Cintia Paz, de 25 años, y padre de Tiziano, de 3 años y de Valentina, de tan sólo 10 meses, Matías resalta la importancia de ellos para llevar a cabo sus dos pasiones.

   “Sin ellos no podría hacer lo que hago: su cariño y su incentivo es lo principal. A veces hay días en los cuales no puedo compartir sus actividades, pero ellos entienden mi actividad y me alientan para que nunca baje los brazos”.

   Su destino también lo acompaña y lo apoya. Su jefe, el Teniente de Navío Daniel Ligarribay, junto a todos sus camaradas están pendientes de sus participaciones, lo alientan a seguir adelante y colaboran en todas sus actividades

   Al finalizar su jornada laboral, se dirige a la Ruta 249 donde realiza un entrenamiento intensivo de 2 horas. Cada uno de esos logros son los que lo siguen incentivando a entrenarse.

   “El ciclismo es algo muy importante en mi vida. Es ese deporte que hace emocionar a cualquiera, cuando ganas una carrera o cuando competís. El sacrificio en silencio me da este tipo de satisfacciones, y lo tomo con un reconocimiento a todo el esfuerzo que hago siempre con humildad”, resalta.

   La bicicleta y la Armada son parte fundamental en su vida; “dos actividades en las que el propio esfuerzo te hace crecer como persona y profesional”, concluye.

Fuente: La Nueva