Nuevo punto de interés en la búsqueda del ARA “San Juan”

Nuevo punto de interés en la búsqueda del ARA “San Juan”

Ayer por la tarde la empresa “Ocean Infinity” informó sobre la existencia de un nuevo punto de interés, el número 24 de la etapa de búsqueda científica. El mismo se encuentra en el Sitio 1, área Nº 15A-4, y se halla a 800 mtrs. de profundidad.

Hoy por la mañana, el buque “Seabed Constructor” concluyó con el barrido del Sitio 2, que se encuentra por fuera de las áreas de búsqueda delimitadas inicialmente, a la altura de la Península Valdés. Allí se realizó una inspección con 5 AUV’s monitoreados desde el buque que se posicionó en latitud 41° Sur y longitud 57° Este.

Cerca de la medianoche de hoy se prevé el arribo del buque noruego al Sitio 1 para la inspección del punto 24 el cual fue calificado como clase “C”. En las imágenes aportadas por los AUV’s se registra en el lecho submarino una sombra que aproximadamente mide 60 mtrs. de longitud. Su análisis con el ROV se estima para las primeras horas del día de mañana.

A principios de la semana, la empresa norteamericana había diagramado nuevas áreas en forma de corridas, a fin de cubrir “huecos” de la Nº 1, 2 y 5; las que fueron nombradas como áreas de la Nº 15 a la Nº 21. Desde entonces se ha realizado la inmersión de los vehículos submarinos autónomos y su respectivo monitoreo acústico.

El domingo pasado, un avión P3B Orion perteneciente a la Fuerza Aeronaval N°3, con asiento en la Base Aeronaval Almirante Zar, sobrevoló al buque “Seabed Constructor” y a la corbeta ARA “Espora”, que se encuentra brindando apoyo en el área de búsqueda científica. Esto se dio en el marco de las tareas de control de tráfico marítimo en la Zona Económica Exclusiva, pero también sirvió para el registro de la búsqueda del submarino ARA “San Juan”.

Sobre el cierre de la primera etapa del operativo de búsqueda del submarino ARA San Juan llevado a cabo por la empresa Ocean Infinity, surgió una nueva esperanza de dar con la nave perdida hace un año. En una reunión de coordinación realizada a última hora del jueves a bordo del buque noruego Seabed Constructor, la empresa informó sobre un nuevo contacto para verificar.

Este viernes, la embarcación enfiló hacia el punto en cuestión, con los familiares que hacen de observadores de la misión a bordo. Los planes de cierre, tal como estaban previstos, se vieron alterados.


"Ahora estamos en camino hacia ese punto para verificar el indicio", dijo a Clarín desde arriba del buque el abogado Luis Tagliapietra, padre de uno de los tripulantes desaparecidos. "De acuerdo con este cambio de planes, después de chequear el indicio, el Seabed seguiría viaje hacia Ciudad del Cabo y allí desembarcaríamos. Pero ahora están puestas las expectativas en este último contacto", agregó.


Efectivamente, el viernes por la noche se dirigían a la posición del punto de interés 24, que está en el área 15 A 4, un sector de cañadones profundos (una suerte de ríos submarinos) que se barrió incluso antes de partir hacia el sitio pedido por los familiares de la tripulación. De hecho, el dato surgió durante la etapa inicial de análisis del material recogido en la última barrida del miércoles 14. El indicio tiene una longitud de 60 metros, se encuentra a 800 metros de profundidad y fue catalogado como de categoría C, es decir, de "fuerte probabilidad", como los anteriores desechados por Ocean Infinity.


Las fotos son sugerentes. Sobre un fondo marrón, se destacan unas figuras blanquecinas repartidas en el cuadrante, como piedras esparcidas. Pero según expertos de la Armada consultados por Clarín, "existen tantas chances de que sea una parte de la nave (que se habría partido en tres durante la implosión, de acuerdo con lo que dicen los expertos) como que se trate de otra formación rocosa asentada en el lecho marino".


Una vez en el lugar, el contacto será verificado con uno de los minisubmarinos que tiene el Seabed Constructor. El viernes, las estimaciones eran que arribarían al área —ya rastrillada por el buque chileno Cabo de Hornos y el Yantar ruso el año pasado— recién sobre la medianoche.


Puede parecer una jugada del destino. Pero la naturaleza ayudó a que el caso derivará de esta manera. Como anticipó el jueves Clarín, el mal tiempo extendió más de lo previsto el rastrillaje de la zona 2, donde los sonaristas de la corbeta Spiro dijeron haber escuchado"ruidos de casco" seis días después del último contacto con el submarino.


El viernes por la mañana fue rescatado el último de los cinco Vehículos Autónomos Submarinos (AUV) que trabajaba en esa zona, en medio de olas de cuatro metros y vientos de 30 nudos (60 km/h). La recuperación se demoró más de la cuenta. Y fue en ese lapso, mientras se analizaban imágenes, que apareció el nuevo indicio.


Una vez que se conozca el resultado de la verificación del contacto recientemente registrado, se espera que Ocean Infinity brinde precisiones sobre cuando le pondrá fin a la búsqueda. Suponiendo que sea descartado este último indicio, habrán quedado completados, para entonces, los 60 días operativos mínimos que le exigía el contrato firmado con el ministerio de Defensa.

El convenio tiene vigencia hasta el 23 de diciembre, pero prevé una extensión por 6 meses más hasta el 23 de abril, si las partes así lo acuerdan. Ayer en Mar del Plata, el vocero de la Armada capitán Rodolfo Ramallo admitió que las negociaciones siguen, porque todavía no hay acuerdo. La empresa mostró predisposición para reanudar el operativo en febrero, una vez culminada la revisión obligatoria que debe atravesar el Seabed Constructor en Ciudad del Cabo, Sudáfrica, donde tiene previsto amarrar el jueves 29 de noviembre.

Fuente: Clarín