Pehuen Co: Aventura, naturaleza y ciencia en un mismo lugar

Pehuen Co: Aventura, naturaleza y ciencia en un mismo lugar

La apacible villa balnearia bonaerense de Pehuen Co, en Coronel Rosales, sorprende con un “zoológico petrificado” en medio de un paisaje marítimo agreste. Es un sitio sobre la costa que maravilla a quienes lo conocen por primera vez y fascina a sus visitantes habituales.

   La geóloga Teresa Manera recordó con exactitud la fecha y las características climáticas del día en que, con asombro inolvidable, descubrió las huellas que hoy forman parte del «Yacimiento de Paleoicnitas», situado a unos dos mil metros al este de Pehuen Co, y que se extiende a lo largo de unos tres mil metros de playa.

    “Un 26 de octubre de 1986 mi marido, el doctor Roque Bianco, fue con una de las nenas a la costa y al rato vino a decirme ‘¡se destapó un sitio con huellas!’. Llegamos al lugar todos juntos y ahí estaban…siempre me acuerdo de esa primera emoción”, contó la docente e investigadora.

   La noche anterior un temporal había revuelto mar y arena. Y, después de cada gran sudestada, “se destapan las rocas que en muchos casos tienen fósiles”, explicó Manera quien, por ese motivo, afirma que recorrer ese sector de la costa de Pehuen Co es una aventura que se renueva a menudo. “Cada vez que voy después de una sudestada veo cosas nuevas. Eso es lo que te atrapa” afirmó la científica. 

   Son rocas sedimentarias, mayormente arcillosas, depositadas en ambientes lagunares continentales hace unos doce mil años, en las que quedaron impresas (fosilizadas) miles de huellas de animales extinguidos como megaterios, mastodontes, macrauquenias, gliptodontes y osos, los cuales convivieron con especies actuales que abrevaban y se alimentaban en el área. 

   Un visitante japonés fue quien aportó la mejor definición: “Esto es como un zoológico petrificado”.

De Darwin a Discovery Channel

   Las horas siguientes al hallazgo fueron agitadas. El matrimonio contactó a la profesora de paleontología Silvia Ramallo, de la Universidad Nacional del Sur, quien “quedó fascinada” apenas pudo observar el descubrimiento. Al año siguiente ambas profesionales hicieron un trabajo de investigación que se publicó en un congreso sudamericano.

   “En esa época -la década del 80- no existía la Ley de Patrimonio Paleontológico y se podía coleccionar fósiles si uno era aficionado o investigador, sin ningún permiso previo. Punta Alta no tenía un museo y a mi esposo, que es médico pero que me acompañó siempre en el trabajo de campo, se le ocurrió abrir uno”, detalló Teresa. Esa idea luego se transformó en el museo Municipal de Ciencias Naturales “Carlos Darwin”. 

   Cuando la playa y sus huellas comenzaron a hacerse conocidas, el interés llegó a oídos de la comunidad científica y a los encargados de la divulgación. Manera tenía contacto con un bisnieto de Charles Darwin y, después de visitarla, él mismo le propuso a la gente de Discovery Channel realizar un documental al que luego se sumaría el canal británico BBC.

   Gran parte de la zona costera, desde Monte Hermoso a Pehuen Co, había sido reconocida en 1832 por Darwin, en el marco de su viaje alrededor del mundo como tripulante del Beagle. En su diario personal, con fecha 22 de septiembre de ese año, puede leerse: «Permanecimos un tiempo en Punta Alta… Aquí encontré conchillas y huesos de grandes animales».

   En su obra “Geological Observations on South America” de 1846, el naturalista describió el perfil de la barranca que encontró en la costa puntaltense -de donde extrajo un número importante de fósiles, por ejemplo de Megatherium, Gliptodon, Toxodon y el Mylodon- como de “unos seis metros sobre el nivel del mar y una extensión de algo más de un kilómetro a lo largo de la bahía”.

   El sitio luego sería investigado en numerosas oportunidades por científicos argentinos, entre quienes se destacan Florentino y Carlos Ameghino. 

   Además del Yacimiento de Paleoicnitas, se pueden visitar la «Farola Monte Hermoso» o «Las Rocas», ubicado en el extremo oeste del sector donde una serie de acantilados constituyen un «corte» o perfil estratigráfico que contiene restos de animales terrestres.

   La «Playa del Barco», a unos mil metros al oeste de Pehuen Co, ofrece otro espectáculo inigualable con fósiles de fauna autóctona que datan de hace dieciséis mil años.

   La Costa Atlántica del sur de la provincia de Buenos Aires atrapa a los turistas no solo por la belleza de sus paisajes sino también por las historias que se relatan y los descubrimientos geológicos que aún hoy se producen.

Fuente: Rosales Turismo turismorosales.gob.ar