Puerto Belgrano: Ceremonia de paso a retiro de 132 suboficiales

Puerto Belgrano: Ceremonia de paso a retiro de 132 suboficiales

Esta mañana, en la Plaza de Armas de la Escuela de Suboficiales de la Armada (ESSA), se llevó a cabo la ceremonia de entrega de medallas y diplomas a 132 suboficiales que pasaron a situación de retiro.

El Comandante de Adiestramiento y Alistamiento de la Armada, Contralmirante Osvaldo Andrés Vernazza, presidió la ceremonia, acompañado por el Comandante de la Infantería de Marina, Contralmirante Humberto Mario Dobler, y el Director de la ESSA, Capitán de Navío Luis Mariano Giorgi.

Estuvieron presentes personal militar y civil del establecimiento, familiares de los suboficiales que se retiran e invitados especiales.

Tras el ingreso de las autoridades al lugar de ceremonia y el saludo al personal formado, se entonaron las estrofas del Himno Nacional Argentino, ejecutado por la Banda de Música de la Escuela.

A continuación, el Capitán de Navío Giorgi brindó palabras alusivas que iniciaron con una bienvenida a las familias de los suboficiales, al mismo tiempo que les agradeció por el apoyo que brindaron ante las exigencias de servicio naval.

“Durante todo este tiempo, y en cada uno de sus escalafones y orientaciones, han prestado servicio a la Nación. Se han formado y capacitado, se han desarrollado profesionalmente y como personas de bien. Han comprobado la severidad de nuestro mar. Se han preparado física y mentalmente para afrontar situaciones de crisis y contingencias inesperadas. En definitiva, han llevado adelante con orgullo e integridad una profesión de riesgo”, enfatizó el Director del establecimiento educativo.

Para finalizar los instó a sentirse orgullosos por haber cumplido con “la ardua tarea de servir a la Patria en el mar”. Y luego les dirigió la última orden: “Sigan creciendo, busquen nuevos horizontes, con sus valores, formación y experiencia; ustedes tienen aún mucho que ofrecer y entregar a una sociedad q busca ejemplos y referentes”.

Concluidas las palabras, el capellán de la ESSA, presbítero Diego Kessler, efectuó una invocación religiosa y bendijo las medallas y diplomas que serían entregados. A continuación, los suboficiales que pasan a retiro recibieron de mano de las autoridades navales las correspondientes medallas y diplomas, acompañados por sus familiares.

La ceremonia concluyó con las estrofas de la Marcha de la Armada.

SENSACIONES DEL DEBER CUMPLIDO

Con la voz quebrada y los ojos llenos de lágrimas, la Suboficial Principal Operaciones Generales Mabel Verdugo expresó sus primeras sensaciones. “Lo primero que siento es la satisfacción del deber cumplido y haberle brindado todo a la Armada, y la emoción que me invade es por representar a la mujer en sus funciones dentro de la vida naval”.

El último destino que apreció su trabajo fue la Secretaría del Comando de Adiestramiento y Alistamiento de la Armada. “Me voy contenta, orgullosa y por la puerta grande. Son 35 años dando lo mejor de mí por la institución, haciendo un sacrificio muy grande para llegar a este día, y este es el premio”.

Por otro lado, el Suboficial Mayor Furriel José López destacó que “tengo un sentimiento encontrado. Por un lado es el deber cumplido, la etapa cumplida; y por el otro, el sentimiento de que, tras muchísimos años, se me va a hacer difícil no regresar a la rutina diaria, pero estamos acostumbrados a empezar nuevas etapas y tomarlas con el empuje del marino”.

“Lo que me deja la Armada –agregó– es lo mejor. Tras 35 años de servicio y gracias a ella, pude formar mi familia aquí en Punta Alta. Me dio más de lo que merecía para mi vida. Ahora espero poder volcar, en la vida diaria, todas las experiencias vividas y lo aprendido en cada destino que estuve.”

Esta ceremonia tuvo también como uno de los participantes al Suboficial de Destino del Comando de Adiestramiento y Alistamiento, Suboficial Mayor Daniel Doncella, quien invadido por la emoción se funde en abrazos con sus afectos. “Hemos vivido muchos años dentro de esta Institución. Tenemos muchos recuerdos, pero nos vamos contentos de haber cumplido con el deber, lo cual hubiera sido imposible sin el apoyo de nuestras familias.”

Fuente: Gaceta Digital