Puerto Belgrano: La increíble investigación sobre la caída de un OVNI

Puerto Belgrano: La increíble investigación sobre la caída de un OVNI

 A finales de mayo de 1962 la aparición y avistamientos de Objetos Voladores No Identificados en Bahía Blanca fueron documentados por la Armada, la CIA y hasta existen fotografías en el archivo de La Nueva Provincia que dan cuenta de que “algo” desconocido sobrevoló el cielo bahiense

   Sin embargo lo que pocos conocen es que tras varios años de silencio, un alto mando militar ventiló el que sería el secreto mejor guardado en la historia de la Base Naval Puerto Belgrano.

   El hombre aseguró que durante aquel mayo del 62´un OVNI se estrelló en inmediaciones de la base y que personal militar recuperó la nave y los cuerpos de visitantes de otro planeta que iban a bordo.

   La fuente, que tuvo una carrera en la Armada y que dedicó el resto de su vida al estudio de la ufología, le contó la historia a integrantes de la Comisión de Estudio del Fenómeno OVNI de la República Argentina (CEFORA).


El Hospital Militar de Puerto Belgrano

   El hombre dijo que el 22 de mayo fue convocado al Hospital Militar por el médico de la Armada Constantino Núñez, y que para su asombro, se encontró con la presencia de dos alienígenas que habían fallecido por el accidente.

   Nunca vio la nave, pero sí los cuerpos. Y los describió como de muy baja estatura y macrocéfalos, es decir, con cabezas grandes.

   También contó que el propio Núñez--que llegó a Capitán de Fragata-- había sido enviado a Bahía para tomar contacto con el hecho y que se habían iniciado gestiones para el traslado del OVNI y de los cuerpos hacia Estados Unidos.

   Incluso aseguró que hubo que construir una pista de aterrizaje a las apuradas para que se los pudieran llevar.

   Desde CEFORA comenzaron una investigación que por el momento reúne muchos cabos sueltos, relatos y hasta documentos de la CIA y la Armada posteriores al incidente que se publican por primera vez en esta nota.

“Restos calcinados”

   Un elemento de prueba para la investigación se basa en un recorte de La Nueva Provincia que asegura que a mediados de mayo, un OVNI evolucionó en Puerto Belgrano y que incluso su máximo líder, el contraalmirante Eladio Vázquez, fue testigo e informó del hecho.

Archivo La Nueva de 1962

   Según Vázquez, ese día estaba en Espora junto al Capitán de Navío Aldo Molinari, segundo comandante del área naval y observó muy claramente un extraño objeto luminoso que se desplazaba sobre Bahía Blanca.

   “El  oficial se encontraba en esos momentos esperando en la Base Aeronaval Comandante Espora a una comisión militar norteamericana que debía arribar a este aeropuerto”, cuentan las crónicas de aquel entonces.

   El artículo se menciona además que el 22 de ese mismo mes, pilotos de Espora persiguieron a varios objetos. Incluso se menciona que unos camioneros fueron testigos de la aparición y vieron “restos calcinados y pastos quemados en el piso”.

    Y como si eso fuese poco, en el último párrafo dice que ”intervinieron técnicos de Puerto Belgrano y de la Comisión Nacional de Energía Atómica”.

Una pista de aterrizaje que aún perdura

   “Otro de los indicios y pruebas más importantes que tenemos es la construcción de la pista de aterrizaje que se encuentra a varios kilómetros del centro de Punta Alta, a metros de la ruta 249”, contó Andrea Pérez Simondini, de CEFORA.

   “Allí habrían hecho aterrizar al avión norteamericano que finalmente trasladó los cuerpos, aunque se desconoce en qué fecha ocurrió y cómo fue ese procedimiento”, agregó.

    A pesar del paso del tiempo, la pista en cuestión se puede ver a través de Google Maps. Mide exactamente una milla, 1.600 metros, y se ubica a metros de un camino rural, en el medio de la nada.

La pista de aterrizaje de Puerto Belrgrano

   “Sabemos por la Armada que la misma se construyó entre 1962 y 1963 pero nunca pudimos acceder a documentos sobre los motivos por los cuales se hizo en ese lugar. Incluso nos dijeron que muchos archivos de aquella época se quemaron por un incendio y que en la actualidad se usa para el entrenamiento de tropas”, explicó.

   En la búsqueda de más testimonios, los investigadores intentaron contactarse con familiares de Núñez, el médico que supuestamente analizó los restos encontrados y que falleció hace algunos años. “Por el momento no tuvimos suerte”, explicó Simondini.

   “También tenemos la palabra de personal retirado de la fuerza que nos confiesa haber escuchado sobre la historia, aunque por el momento no encontramos mucho más. Necesitamos que quienes puedan aportar mayores precisiones nos contacten”, dijo.

   La supuesta caída del OVNI tiene otros nexos con hechos ocurridos en las horas previas al supuesto accidente y le ponen un manto de duda aún mayor al posible caso Roswell regional.

El OVNI que vio toda Bahía Blanca

   Durante el atardecer del 21 de mayo de 1962, en pleno centro bahiense, el fotógrafo de La Nueva Provincia, Miguel Thomé, persiguió un OVNI, le apuntó con su cámara  y hasta logró retratarlo.

   Lo vio Thomé y lo vieron cientos de vecinos que no salían de su asombro.

   Al día siguiente la foto del objeto luminoso que cambiaba de trayectoria de manera inusual y que desapareció cuando surcaba el cielo del barrio Noroeste se publicó en la tapa del diario.

   El fotógrafo, por entonces de 23 años, describió que se encontraba en la calle Chiclana cuando varios grupos de personas dirigían sus miradas al cielo para ver una luz dos veces más grande que la luna llena, que a las 19: 30 ya  se podía advertir en la ciudad.

La foto de Thomé en la tapa del 22 de mayo de 1962

   “Subí al Jeep del diario con el objeto de buscar un lugar de buena visibilidad. Al llegar a la calle Don Bosco estacioné el coche, dejándolo en dirección inversa a la que traía, con el motor en marcha y las luces encendidas: fue algo instintivo porque veía al objeto acercarse hacia ese lugar. Apoyé nerviosamente la cámara en el guardabarros, regulé la exposición y velocidad del diafragma, y oprimí el obturador.

   “A medida que el objeto se iba acercando –agregó-, obtuve la segunda toma. Por un momento la aparición se hizo mucho más grande, como de 50 centímetros de diámetro. El ovni quedó entonces fijo en un lugar, pero un momento después giró bruscamente hacia el sur y desapareció.

   "Cuando reaccioné, subí al Jeep y me dirigí al diario, entré en la redacción gritando: ‘¡He sacado (fotos) al ovni!’”.

Una nave luminosa contra la Fuerza Aérea

   Y los misteriosos acontecimientos que ocurrieron por esos días en Bahía no terminan ahí. El 22 de mayo a la misma hora que Thomé sacó posiblemente la que sea su mejor foto, cuatro pilotos de Comandante Espora tuvieron contacto y hasta persiguieron durante 35 minutos a una nave de las mismas características.

   La formación de militares volaba cerca de la Base Aeronaval Comandante Espora cuando vio varios objetos de características no identificadas.

   “El piloto Marcelo Figueroa ve un objeto anaranjado que se mueve según un rumbo oscilante, por debajo del horizonte visible”, relatan las crónicas del hecho.

Documentos desclasificados en Estados Unidos sobre el avistamiento en Espora el 22 de mayo del 62´

   Unos minutos más tarde, otro piloto llamado Roberto Wilkinson informa que su aeronave fue iluminada por un objeto que se colocó detrás, que luego pasó a toda velocidad por debajo de  y se perdió de vista. Durante ese contacto su radio dejó de funcionar.

   Además hay testigos que lo vieron desde la torre de control  hasta que desapareció. La historia fue documentada por la CIA y hasta se menciona en un documento enviado por la embajada estadounidense al Departamento de Estado.

Archivos desclasificados

   Para alimentar aún más la incertidumbre se publican por primera vez tres documentos de la Armada Argentina, que ya en 1958 alertaba sobre la necesidad de crear un registro y cuestionario para los pilotos que avistaran objetos voladores no identificados.

   En noviembre de 1962, 7 meses después de los acontecimientos que se describen en esta nota, la Armada insiste con la creación del cuestionario.

   “En este servicio se estudian y se archivan los informes recogidos en el país sobre Objetos Voladores No Identificados, notándose que hasta el presente y debido a provenir de diversas fuentes, no presentan una descripción ordenada…”

   “Lo anterior se solucionaría poseyendo un formulario tipo para anotar los datos recogidos sobre OVNI…” “No existiendo en el país formularios se han estudiado los en uso en países extranjeros, especialmente los de la Fuerza Área de Estados Unidos, y se ha confeccionado un formulario de información técnica sobre Objetos Voladores No Identificados que adjunto para su estudio”, se puede leer.

Las carpetas de la Armada que dan cuenta de la necesidad que había de registrar los avistamientos de OVNIS
(gentileza: familiares del Capitán Daniel Perisse)

   El 18 de marzo de 1963 se aprueba la creación del este registro y se ordena la impresión de 2.000 cuestionarios que fueron repartidos en varios destinos de la Armada.

   Si bien la investigación avanza, en los últimos tiempos parece estancada por la falta de pruebas y sobre todo,  documentos y pruebas comprobables. Ahora los investigadores analizan pedir más archivos desclasificados a Estados Unidos.

   ¿Pudo ser posible el hecho? ¿Qué hacían o buscaban las misteriosas naves que durante 48 horas se vieron en toda la ciudad? ¿Alguien podrá aportar la prueba definitiva que permita asegurar que una nave extraterrestre se estrelló en nuestra zona?

   La única certeza es que varios objetos desconocidos volaron por Bahía en aquellos tiempos, aunque, por ahora, habrá que conformarse con la fascinación y la sensación de misterio que deja saber que seres de otro mundo podrían haber tocado tierra en Puerto Belgrano.

Fuente: La Nueva