Rescate y educación de canes con un firme rol terapéutico

Rescate y educación de canes con un firme rol terapéutico

Una gran importancia reviste en el trabajo terapéutico la presencia de animales. Así fue comprobado hace tiempo con los equinos y con menos difusión sucedió lo mismo con el rol de los perros, mediante la práctica de caninoterapia.
Profesionales de la ciudad, educadores caninos o adiestradores, rescatistas (que se encargan de sacar a los perros de la calle) y ayudantes terapéuticos (que indican cómo aplicar el encuentro entre los animales y las personas), se interiorizaron sobre el programa "Delta", iniciado por Aldo Cecchi en la provincia de Córdoba y trasladaron la propuesta a nuestra ciudad.
Hasta la fecha, rescataron y educaron a tres animales de la calle. Uno de ellos está puesto en adopción para una familia y los otros dos cumplen ahora con tareas de asistencia y terapéuticas.
 Los primeros pasos ya los dieron en el Centro Integral del Discapacitado, donde la experiencia fue sumamente positiva.


A raíz de ello, y tras mantener conversaciones con los integrantes de la comisión directiva de Cindi, el año venidero continuarán con ese trabajo de conexión entre los concurrentes y los canes.
"En su momento, el municipio tuvo problemas con tres perros que estaban en una esquina de la plaza Belgrano, que mordían las cubiertas de los autos y a su vez eran agredidos por las personas. Fueron trasladados al corralón y así decidimos empezar el programa", dijo Lucas Maciel, quien se capacitó con el impulsor de este proyecto en Córdoba y además forma parte del grupo K9 de la Asociación Bomberos Voluntarios de Punta Alta.


"Primero se pudo demostrar lo importante que es la educación canina, que se pueden cambiar problemas o actitudes de los perros, y luego dimos inicio a 'Delta'. Los perros que se ofrezcan para terapia deben reunir ciertas características. Por eso, de los tres que rescatamos, dos fueron derivados a tareas de terapia".
"Es más conocida la equinoterapia, el trabajo con caballos, que la caninoterapia. La idea es fomentar que la actividad está muy buena, por el simple hecho de tener conexión con un animal, interactuar, poder cepillarlo, lo que hace que los humanos podamos segregar hormonas que nos causan felicidad. El latido del corazón empieza a ser cada vez más intenso. Todo ellos por estar en contacto con un animal".
"Suceden, además, otras cosas más profundas que deberían explicarlas profesionales del tema, pero puedo decir que básicamente los beneficios son altamente positivos", dijo Maciel.

Fuente: La Nueva