"Todo marcha bien" dijo la presidenta del Consejo Escolar de Coronel Rosales

"Todo marcha bien" dijo la presidenta del Consejo Escolar de Coronel Rosales

 “Podemos decir que marcha todo bien”, dijo la profesora Andrea Vogel, presidenta del Consejo Escolar de Coronel Rosales, al referirse a la actividad educativa en todos los niveles, “con una buena predisposición y trabajo por parte de los docentes y auxiliares, como de las familias”.

   “En forma constante, hacemos recorridas por los edificios y observamos que se cumplen muy bien los protocolos. Las escuelas están ordenadas, funcionan en burbujas, es decir, en grupos divididos y organizados en semanas alternadas o cada dos días. Cada una, dentro de sus posibilidades, armó su plan para un regreso seguro a las aulas”, comentó.

   Al mismo tiempo, sostuvo que había mucho interés por volver a la presencialidad. “El año pasado fue todo de manera virtual. Pero sabemos que la igualdad de condiciones de aprendizaje se dan en el aula”, agregó.

   Aún no pudieron regresar a su edificio el Jardín 918, la EP 26 y la Secundaria 5, que se desarrollan en la Unidad Académica, ubicada en Villanueva 277. “Se continúa con un importante trabajo en los sanitarios de los tres pisos. Ya se alcanzó un 78% de la obra y se piensa que en mayo podrán reiniciarse las clases presenciales”.

   “En el resto de los establecimientos, comenzaron con una hora y media, y hoy casi todos están con las 4 horas del dictado de clases. Eso quiere decir que las cosas están funcionando bien”, expresó.

   Sobre eventuales casos de coronavirus, dijo que se aisló una burbuja en la EP 19, que enseguida se solucionó porque el testeo arrojó resultado negativo, y hubo otras situaciones de aislamientos que estuvieron relacionados con docentes y auxiliares, pero no con alumnos.

   En tanto no se presta el servicio de comedor. En su lugar, dijo, se realiza la entrega de los módulos alimentarios de manera mensual.

Atentos

   Vogel expresó que están muy atentos a la cuestión vinculada con el agua. “Si no hay presión del líquido, se debe suspender o reducir la jornada escolar dado que no se garantizan las condiciones para la higiene. Es un tema que siempre preocupó en las escuelas, pero en particular este año estamos prestando mucha atención para asistir con el llenado de tanques o una cisterna”.

   Por otra parte, expuso que se presentaron dificultades en el Centro de Formación Integral. “Se dejó el edificio de Rivadavia al 300. El propietario no quería renovar el contrato. Y, por otro lado, la matrícula fue cambiando y el espacio dejó de ser funcional. Concurrían chicos con capacidades diferentes o con algún tipo de limitación, y las principales dificultades que tenía el edificio era la falta de un acceso cómodo y los talleres en el segundo piso”.

   “Desde que nosotros iniciamos la gestión, el CFI está pensado en un edificio nuevo, detrás de la Escuela Especial 502, en un terreno que le pertenece a la Dirección General de Cultura y Educación. No se avanzó en el proyecto para las nuevas instalaciones. No obstante, estamos analizando un inmueble que fue donado al municipio y éste se comprometió a realizar una inversión social para que lo ocupe, en principio, el CFI. Pero es una donación en la que por ahora nada se puede hacer si la escritura no está en manos del municipio”.

   Mientras tanto, señaló que se decidió que el Centro funcione en el edificio de la EP 3, ubicado en Florida al 700. “Hay que hacer una serie de adaptaciones y está en manos del municipio, mediante el Fondo de Financiamiento Educativo. Los chicos del CFI, por ahora, están realizando actividades mediante la virtualidad”.

 

 

Fuente: La Nueva