Una mujer fue privada de libertad en su propia casa

Una mujer fue privada de libertad en su propia casa

El Juez de Paz Letrado de Coronel Rosales, doctor Norberto Arévalo, abordó en diálogo con Radio Rosales aspectos vinculados con las actuaciones que se sustancian en el juzgado vinculados con casos de violencia intrafamiliar y de género, dando cuenta que es una de las principales actuaciones cotidianas de servicio de justicia.

En ese marco se inserta un caso de notoria visibilidad en estos días, que por primera vez adquiere algunos datos concretos, a partir de los datos con reservas que el propio Arévalo compartió en el transcurso del diálogo.

Se trata en cuestión del caso de una mujer que fue privada y limitada de su libertad en su domicilio por su pareja denunciada por violencia de género y con una medida de restricción en curso.

“El viernes pasado hemos podido resolver un caso que comenzó en el mes de febrero con una medida de restricción del hogar del masculino de una pareja”.

“Con las reservas del caso en su oportunidad al momento de la exclusión se hallaron armas de fuego y por ello cobró algún grado de conocimiento público. Transcurrido algunos días, el masculino manifiesta una reconciliación en curso, hecho que luego corroboramos que no era cierto, y a pesar de la extensión de la medida de protección se acerca al domicilio y establece una limitación de las posibilidades de salir de la vivienda hacia su mujer”.

“Concretamente durante aproximadamente 30 días la femenina se encontró fuertemente condicionada para salir del hogar, retenida en una situación forzada de su libertad sometida violencia psicológica y maltratos verbales”

“Se desprende de las testimoniales de la propia víctima ante el equipo multidisciplinario del juzgado que fue sometida a muchas acciones de violencia. La imposición de la conducta del masculino priva la voluntad de sobreponerse o limitar la conducta de su pareja. No advierte la naturalización del nivel de violencia y advertir la gravedad del caso, al punto de decir concretamente “Él me da cachetadas pero es para que entienda”.

Este caso forma parte las aproximadamente 5 denuncias diarias que se reciben en el Juzgado de Paz, en especial luego de los fines de semana, totalizando una media de 100 casos mensuales. Los mismos tuvieron en lo que va del año un pico hasta ahora inédito de 16 casos denunciados luego del fin de la Semana Santa.

Fuente: El Rosalenio