Una puntaltense obtuvo un respaldo judicial, luego de ser víctima de una estafa virtual

Una puntaltense obtuvo un respaldo judicial, luego de ser víctima de una estafa virtual

La Cámara Civil, ordenó que un banco se abstenga de descontarle el dinero en cuotas de un préstamo a una puntaltense a la que estafaron con más de 500.000 pesos. La medida genera una buena señal frente a la innumerable cantidad de estafas telefónicas, que crecieron aún más en el contexto de pandemia.


La Sala I, con los votos de los camaristas Carlos Kalemkerian y Marcelo Osvaldo Restivo, resolvió que el Banco Santander Río se abstenga de descontarle a la damnificada de Coronel Rosales, un préstamo por 576 mil pesos que un estafador habilitó y cobró a su nombre.


En el caso puntual del vecino de la localidad de Punta Alta, le notificaron un préstamo de más de medio millón de pesos, el cual no había solicitado. En ningún momento brindó ningún dato. Nosotros pedimos que no se cobren cuotas del prestamos que no sacó. La justicia resolvió hacer lugar al pedido por 6 meses” expresó Matías Iltaliano, abogado de la víctima.


El modus operandi en el caso de la vecina rosaleña fue muy particular, debido a que no cedió ningún dato a los estafadores, por lo que se cree que pudo existir algún tipo de engaño por parte de un empelado del banco o un posible hacker que accedió a sus cuentas.


“Estos delincuentes generan confianza con las personas, futuras víctimas, para poder estafarlos con sumas y monton muy elevados. Las alternativas y modalidades son muchas, se repiten en todo el país. Coronel Rosales no es la excepción” explicó.


Las estafas virtuales van en aumento y cada vez son más los métodos y alternativas utilizados. La Fiscalía aseguró que el nivel de dos denuncias por día no decrece.

“Lo primero que recomendamos es hacer el reclamo con la entidad bancaria, paso siguiente hacer la denuncia penal. Ya que estamos frente a un delito penal, tipificado en nuestro código con el artículo 172 y concordantes, que hace referencia al delito de estafa” manifestó.


En el marco de la crisis sanitaria, se produjo una mutación rápida y generalizada de trámites presenciales a únicamente telefónicos o virtuales, multiplicándose así los delitos. En consecuente, se solicitó la obligación de que los bancos cuenten con mayores mecanismos de seguridad informativa.


“La entidad bancaria debe responder de manera objetiva, recordemos que nos brindan un deber de seguridad. No solamente cuando uno accede al establecimiento, con personal de seguridad y vigilancia, sino también cuando opero desde mi domicilio, desde las aplicaciones que me brinda el banco. Yo accedo al banco por seguridad, para resguardar mi dinero. Entonces, en virtud de esta violación del deber de seguridad las entidades bancarias son responsables desde el punto de vista del derecho del consumidor” concluyó.

Fuente: El Rosalenio