“Miaplácidus II”: el más reciente despliegue de la Armada en el Mar Argentino

“Miaplácidus II”: el más reciente despliegue de la Armada en el Mar Argentino

Puerto Belgrano – Correlacionado con la Operación “Miaplácidus”, efectuada en el primer semestre, y como parte del Plan Anual de Adiestramiento Operativo, unidades de superficie y aeronavales de la Armada Argentina realizaron un adiestramiento naval integrado en el Mar Argentino, operando frente a las costas de la Provincia de Buenos Aires. El mismo llevó el nombre “Miaplácidus II”.

Tras semanas de planeamiento y alistamiento, tanto de buques como de material, y con el destructor misilístico ARA “Sarandí” como buque insignia –donde embarcó el Comandante de la Flota de Mar, Contraalmirante Carlos María Allievi– zarparon también desde Puerto Belgrano las corbetas misilísticas ARA “Robinson” y ARA “Espora”, a los que, una vez en mar abierto, se sumaron aeronaves AS-555 Fennec de la Primera Escuadrilla Aeronaval de Helicópteros y aeronaves Sea King de la Segunda Escuadrilla Aeronaval de Helicópteros, provenientes de la Base Aeronaval Comandante Espora.

 

Al mismo tiempo, y tal lo planificado desde mediados de año, desde el Puerto de Buenos Aires zarparon la corbeta misilística ARA “Rosales” –modernizada en los astilleros Tandanor con recursos del Fondo Nacional de la Defensa (FONDEF)–, junto al buque transporte ARA “Canal Beagle” dependiente del Comando de Transportes Navales –que se trasladaba a Puerto Belgrano para alistarse para la próxima Campaña Antártica de Verano–.

Alcanzada la zona de operaciones en aguas abiertas a la altura de la ciudad de Mar del Plata, se sumó a las actividades operativas desde ese puerto el recientemente incorporado patrullero oceánico ARA “Contraalmirante Cordero”, el cuarto y último de la serie que se inició en 2018 con la llegada del ARA “Bouchard”.

Durante el transcurso de los días, y con la finalidad de evaluar el progreso de los conjuntos operativos relacionados a la gestión segura de los medios, el encuentro en el mar de las unidades de la Flota de Mar les permitió adiestrarse en técnicas y tácticas sumando, además, la participación de aeronaves Grumman S-2T Turbotracker de la Escuadrilla Aeronaval Antisubmarina; aviones T-34 Turbo Mentor de la Escuela de Aviación Naval; y aviones Beechcraft B-200 Super King de la Escuadrilla Aeronaval de Vigilancia Marítima.

El adiestramiento integrado incluyó ejercicios de tránsito bajo amenazas múltiples donde se profundizaron las prácticas de guerra antisubmarina; incursiones de superficie con lanzamientos simulados de misiles; guerra electrónica; combate antiaéreo y antisuperficie; maniobras tácticas; empeñamiento de los sistemas de armas y tiro efectivo con cañones de 40/70mm., 76mm. y 127mm.

Efectuaron también adiestramientos de anavizaje y despegue de helicópteros –con lo que se pudo homologar la cubierta de vuelo del “Contraalmirante Cordero” y recalificar pilotos–; adiestramiento de recarga de combustible en seco (RECOVU); y ejercicios de adiestramiento individual, como roles de abandono, lucha contra incendios, control de averías, y búsqueda y rescate en el mar.

 

Sobre estas operaciones, el Comandante de la Flota de Mar explicó que “sin dudas el hombre de mar necesita y quiere estar en el mar. Es para lo que eligió esta carrera y se formó. Todo el conocimiento recibido en un aula, en un adiestrador o haciendo todo lo que puede hacer en tierra antes de salir al mar, nunca puede suplantar el poder de experimentar esos conocimientos en el medio en el cual nos desempeñamos. El mar da la oportunidad de ver y escuchar en acción a los más antiguos, a los superiores y aprender de ellos; es el mejor formador del carácter y del trabajo en equipo”.

Promediando las actividades en el mar y para supervisar las operaciones, embarcaron en el “Sarandí” el Ministro de Defensa, Jorge Taiana, acompañado por el Jefe del Estado Mayor General de la Armada, Almirante Julio Horacio Guardia. Una vez a bordo, fueron recibidos por el Comandante de Adiestramiento y Alistamiento de la Armada, Contraalmirante Juan Carlos Daniel Abbondanza, y el Contraalmirante Allievi, quien les ofreció un recorrido por la unidad y les expuso los detalles de toda la operación, que pudieron apreciar desde el alerón del puente de comando del buque.

 

Concluidos los ejercicios navales, el Ministro Taiana y las autoridades de la Armada Argentina efectuaron una revista naval y presenciaron un desfile aeronaval a la altura de Cabo Corrientes. Durante el mismo, el Ministro emitió un mensaje por radio que fue escuchado en cada unidad: “Le he expresado al Contraalmirante Allievi mi agradecimiento para todos, pero quería hacerlo personalmente con ustedes. Felicitarlos por el profesionalismo con que se ha realizado el ejercicio. Felicitarlos porque sé el esfuerzo que realizan para mantener operativo el material y hacerlo rendir más allá de todas posibilidades; y porque confío en ustedes para la defensa de nuestra soberanía, de nuestras aguas, de nuestra integridad territorial, de nuestra sociedad y de nuestra libertad. Este ejercicio ha sido un ejemplo para todos”.

Consultado respecto de su análisis en cuanto al resultado de la operación, el Contraalmirante Allievi destacó que “con esta operación integral quedó demostrado, una vez más, que lo más importante y valioso que tenemos es nuestra gente. Vi su entusiasmo, no solo en el mar, sino en las semanas previas a zarpar, donde pusieron todo de sí con gran espíritu de equipo y de trabajo que, junto al liderazgo que ejercen los comandantes, alcanzaron una sinergia capaz de vencer cualquier obstáculo, desde el más sencillo hasta el más complejo. Cumplieron con creces la misión”.

 

En cuanto a la supervisión del Ministro de Defensa y las autoridades de la Armada, el Contraalmirante Allievi explicó que “nuestras actividades en el mar son silenciosas y, para nuestra gente, que las máximas autoridades del Ministerio de Defensa y de la Armada acompañaran este ejercicio significa un gran respaldo. Significa que su trabajo es apreciado y que vienen a ver cómo lo llevamos adelante. Eso genera en todos el desafío de dar lo mejor para que se lleven una buena impresión”, y agregó: “Valoro en particular que el Comandante de Adiestramiento y Alistamiento haya embarcado en el ‘Sarandí’ y haya podido, en persona, apreciar cómo se desempeña hoy un buque de la Armada Argentina operando con otras unidades de la Flota, con unidades de otros Comandos navales, con unidades aeronavales y de Infantería de Marina. Pudo notar que el sentimiento de la gente de la Flota de Mar, corazón de la Armada, sigue inalterable”.

Tras el regreso a tierra de las autoridades, las unidades pusieron rumbo sur hacia Puerto Belgrano, continuando durante su itinerario con las tareas de adiestramiento establecidas para dicha etapa, efectuando una operación anfibia con la participación de 615 hombres y mujeres de la Armada. Al concluir, arribaron a sus apostaderos naturales para retomar el adiestramiento y alistamiento de cara a los próximos meses del año.

 

 

fuente gaceta marinera