Pablo Garate: Las escuelas rosaleñas, la conectividad y la incertidumbre de los alumnos

Pablo Garate: Las escuelas rosaleñas, la conectividad y la incertidumbre de los alumnos

El diputado provincial Pablo Garate, representante por la Sexta Sección Electoral por el Frente Renovador en el espacio del Frente de Todos y presidente de la comisión de Educación, lleva adelante el Programa Escuela por Escuela, mediante el cual se interiorizó virtualmente de la situación de más de 70 establecimientos de la provincia de Buenos Aires.

   El último jueves, se reunió con las escuelas secundarias 2, 5, 6, 10, 11, 12 y 15 de Punta Alta, a través de sus directores.

   En la ocasión, se habló de conectividad, que en general ronda el 80% de disponibilidad, "con la situación de que las familias tienen en su mayoría un sólo dispositivo y eso dificulta el trabajo de los alumnos".

   Luego del encuentro virtual, el legislador dijo que "en la mayoría de los establecimientos se triplicó el SAE (Servicio Alimentario Escolar), por las situaciones sociales de las familias, que han perdido trabajos (fundamentalmente en changas)".

   "Los problemas para la vuelta son las dimensiones de las aulas para cumplir el distanciamiento, los elementos de higiene y limpieza, la incertidumbre sobre los docentes que puedan ser de riesgo y los miedos de las familias de mandar a sus hijos en esta situación sanitaria", agregó.

   "Los docentes han realizado diversas estrategias de acercamiento, por lo vincular, que es fundamental, y lo pedagógico desde el Proyecto de Roperito, en la Secundaria 6, hasta Talleres de Orientación para las Familias por video llamadas, en la Secundaria 12. Además, se usó el WhatsApp como red preferida para generar cercanía", indicó.

   Al mismo tiempo, sostuvo que de acuerdo a la información proporcionada por los directivos, "los alumnos más afectados son los de primer año, porque para conectarse lo hacen por intermedio de los padres, que están pasando también un momento difícil. Y los estudiantes de sexto año, en tanto, están desmotivados, fundamentalmente porque en muchos casos la escuela no es prioridad ya que tienen que salir a trabajar o por la incertidumbre de no saber a ciencia cierta si van a egresar".

Fuente: La Nueva