Ruta 3: tras el alteo provisorio del kilómetro 608, Vialidad Nacional ya piensa en el definitivo

Ruta 3: tras el alteo provisorio del kilómetro 608, Vialidad Nacional ya piensa en el definitivo

Vialidad Nacional habilitó ayer el tránsito en el alteo de emergencia que ejecutó en el kilómetro 608 de la ruta 3, por lo que ya no será necesario utilizar el desvío por Calvo para transitar entre Bahía Blanca y Monte Hermoso.

La medida se tomó poco antes del mediodía de la víspera, tras verificar que el alteo no sufría filtraciones de agua provenientes de las lagunas de las banquinas y que estaban dadas las condiciones para habilitar ambos sentidos de circulación.

Gustavo Torres, jefe del 19º Distrito de Vialidad Nacional, supervisó personalmente ayer la apertura del tránsito en el alteo.

   Gustavo Torres, jefe del 19º Distrito de Vialidad Nacional, dijo a La Nueva. que el alteo de 80 centímetros “respondió bien”, más allá de que se trata de una obra provisoria.

   “Se hizo un esfuerzo muy grande -dijo-. Tuvimos que mover muchos metros cúbicos de tierra y tosca, para lo cual llegaron equipos de trabajo y maquinarias de Río Negro, Chubut, Neuquén, San Luis. Fue un trabajo en equipo enorme”.

   También confirmó que, tras dejar atrás esta etapa, se acentuarán las gestiones ante la casa central del organismo para hacer un segundo alteo en el tramo afectado, en este caso de 1,55 metros sobre lo ya concretado.

“La consultora que hizo el proyecto de la autopista Bahía Blanca-Coronel Dorrego definió que el alteo definitivo para no volver a tener problemas debería ser de 2,35 metros respecto de la ruta original”, recordó.

   La sede regional del organismo solicitó que se declare al tramo en estado de emergencia, lo que permitiría destrabar los fondos y agilizar los trámites de licitación. El alteo definitivo incluye la ejecución de una estructura de base totalmente nueva, rematada por pavimento asfáltico en la calzada de rodamiento.

   “Aún no tenemos plazo para esta obra -aclaró Torres- porque dependemos de la marcha de los trámites”.

29 días cortada

   La ruta estaba cortada a esa altura -a unos 2 kilómetros de la rotonda de acceso a Monte Hermoso- desde el 25 de enero, cuando en pocas horas llovieron hasta 200 milímetros al norte del distrito de Coronel Dorrego y sur de Coronel Pringles.

   Gran parte de esa enorme masa de agua corrió hacia el sur, en dirección al mar, y si bien cortó la ruta 3 en 11 sitios distintos, a las pocas horas había escurrido.

   En el kilómetro 608, en cambio, miles de metros cúbicos se acumularon en la depresión conocida como El Bajo de Calvo y allí quedaron estancados.

Así estaba la ruta el 25 de enero, tras el temporal de lluvia.

   Esto provocó que las lagunas de ambas banquinas invadieran la cinta asfáltica, conformando un único espejo de agua de hasta 1,5 metros de profundidad. Ese mismo día Vialidad comenzó a trabajar para liberar la carretera.

   En principio se reconstituyeron y elevaron los terraplenes de las banquinas, los cuales luego fueron forrados con polietileno de alta densidad para evitar la erosión.

   En forma paralela, con bombas aportadas por la Armada Argentina se fue enviando el agua acumulada sobre la calzada hacia los campos aledaños.

   El 27 de enero se habilitó el desvío por el acceso a Calvo para volver de Monte Hermoso hacia Bahía Blanca (para ir se tenía que seguir utilizando el circuito de 175 kilómetros por las rutas 51 y 72). Días después se abrió un segundo desvío, en este caso para ir en sentido Bahía-Monte. Ambas alternativas se utilizaron hasta ayer al mediodía.

   El 2 de este mes Vialidad anticipó a La Nueva. la obra habilitada ayer: un alteo de emergencia de 80 centímetros, a lo largo de 770 metros, para elevar el nivel de la ruta por encima del de las lagunas de las banquinas.

   Los trabajos comenzaron esa misma semana, con unas 20 máquinas viales y no menos de 45 personas, entre maquinistas y personal destinado al operativo de tránsito.

   El alteo fue concluido en el curso de esta semana.

   Sobre la base de tierra y tosca se colocó y compactó una capa de material asfáltico proveniente del fresado.

   En forma paralela se terminó de instalar la cartelería que alerta que el tramo no está asfaltado y que la velocidad máxima estipulada es de 40 kilómetros por hora.

Fuente: La Nueva