Luego de la condena por el Caso Sol Bruna, habló la madre de Nicolás Martínez

Luego de la condena por el Caso Sol Bruna, habló la madre de Nicolás Martínez

A pocos días de haber sido detenido y condenado Luis Nicolás Martínez (29), a 11 años de prisión por abusar, drogar y abandonar a una joven de 15 años, la madre del joven relata, por primera vez, lo sucedido.

El hecho tuvo lugar la madrugada del 31 de marzo de 2018, donde la menor Mariana Sol Bruna, falleció. Mabel contó en que situación está su hijo y dio una versión de los hechos.

Mi hijo Nicolás está detenido en la DDI, de calle Pueyrredón 30, sentenciado a 11 años de prisión por ser acompañante casual de una joven adicta a tiempo” sentenció. A la vez que agregó que “mi hijo meses atrás la conoció en boliche de adultos, estaba con su amigo y una amiga” dijo Mabel.

La mujer se refirió a la relación que su hijo tenía con la joven fallecida y manifestó: “la niña era muy instruida y muy dulce para mi pibe y eso lo cautivó. Él me conto que conoció una chica de 18 años, no dijo que sabía que era menor, me dijo que era muy agradable y que alguna vez se iban a juntar en grupo”.

Sobre los hechos ocurridos esa noche expresó que “ellos salieron tres veces, entiendo. Una vez de día y otras dos más, y bueno en la tercera noche, desgraciadamente mi hijo no sabía que era una chica adicta en potencia. La joven colapsa después de haber salido del boliche donde hubo un tercero que le suministró drogas” afirmó. Y continuó detallando que “al salir, se van como cualquier pareja al vehículo. La chica manifiesta el estado de alcoholismo y adicción, y entonces a mi pibe -por ser hombre y tener ética-, espera que a la chica se le pase ese cuadro, pensando que era una simple borrachera y no fue así. Él se desmaya, entra en un estado de sueño, cuando se despierta la encuentra tirada contra el volante, y la incorpora, la zamarrea, la llama y lamentablemente la chica no responde más que balbuceo” explicó la madre de Martínez, previo a que su hijo recorriera los diferentes hospitales bahienses, para que la joven sea asistida.

Mabel sigue detallando que luego de esa situación, “mi hijo entra en estado de shock, y corre, cuando entra en conciencia, no sabe si es de día o de noche, por los hospitales Penna, Italiano, donde le rechazan la admisión de la joven, y sigue al hospital Español. Ahí un muchacho le ayuda a sacarla del auto, llega hasta la guardia y se queda parado. Había dos o tres personas esperando ahí” relató y agregó que “yo creo que por falta de ética de los enfermeros que estaban ahí, inconscientemente han dicho ‘está muerta’ y la gente lo miró con cara de espanto, entonces mi pibe sale y se pierde en Bahía Blanca, porque él me va a buscar a mí. Mientras, yo lo llamo, lo llamo no atendía y ya estaba la policía en mi casa”.

La madre del condenado, contó con detalles lo que sucedió cuando su hijo llegó al domicilio, y recuerda: “estaba un policía que venía para Punta Alta. Mi hijo no quería escaparse. Él se perdió, yo lo llamé hasta que llegó y entró pacíficamente a mi casa, y ahí lo esposan. Luego, él se levanta le pide que quiere apagar el auto”. La mujer además se detuvo a aclarar lo que declara un policía en esta situación y expresa que “un policía dice en una de las declaraciones que: ‘él lo atrapa raudamente, que lo reduce, que se quiso escapar’. Eso es mentira. Es mentira porque estaba yo ahí, es mentira. Yo sí, estaba a los gritos pelados, que un policía me sujetó y le dije a uno de los agentes: toma nota ya. En una de esas mi hijo se vuelve a levantar y dice ‘quiero ir al baño’; va al baño y él saca ropa de la joven, porque la chica muy astuta y bien entrenada, porque ella venía de Monte Hermoso de modelar, supuestamente, con otros adultos”.

La mujer además, respondió sobre la duda generada hacia su hijo, de querer realmente escapar luego de llevar a la joven a un nosocomio, manifestó: “yo creo que es porque ellos se quedaron en el auto, y cuando él vuelve en sí de su estado la zamarrea, creo que es por el tiempo perdido. Los neurólogos dicen que una persona cuando se pierde en estado de shock se pierde en espacio y tiempo. Él no la abandonó en ningún momento, ella le pidió que él se quede con él antes de salir a ese boliche, donde hubo un encuentro en Nueva Cruz, que ella pedía ir a ver a un amigo. Él hablaba de un tal Ferrari, y se puede ver en la grabación; yo no quiero que esto quede así no más. El juicio se hizo a puertas cerradas, y la resolución de la sentencia lo mismo”.

La madre del joven expresó que “él no tuvo arte ni parte, hubo un responsable en la crianza de esa joven, mi hijo no se puede hacer cargo de la salud de esa chica. Mi hijo no es médico, ni parapsicólogo ni adivino. Mi hijo conoció a esa chica un mes antes. Él estaba con sus amigos acá en Punta, la piba lo llama ese día a la 1 de la mañana, él llega como a las dos menos cuarto, porque ni sabía dónde vivía. Porque ellos se encontraban en el parque cerca de la universidad; no sé exactamente, era en un parque. Ahí, la piba se pone nerviosa, empieza a teclear el teléfono, mi hijo le pregunta ‘porque estás tan nerviosa’ ahí le dice que quería ir a ver un amigo al boliche Nueva Cruz y ahí sucede todo lo que sucede y en la grabación tenés todo”.

Yo quiero que la sociedad sepa que rol tenía mi hijo. Él no es médico, no es adivino, y recién se estaban conociendo” expresó Mabel y contó que Nicolás “trabaja en la Base Naval y en construcciones”, y aseguró que su hijo “nunca tuvo antecedentes policiales” y atinó a reflexionar expresando que “mi hijo, la verdad que la ligó de rebote”.

Mabel también aclaró que “él no pertenece a banda de ‘narcos’ ni nada por el estilo. Y tampoco entendemos como una menor puede ser admitida en boliches de adultos, como tenía tanta libertad esa chica” afirmando, que “sí se pudo determinar que la joven consumía desde los 13 años alcohol, drogas y sexo” y que los “testigos amigos y conocidos de aventuras y de la noche de la chica, testificaron eso”.

Yo creo que la condena que le dieron es injusta. La piba le cayó bien y hablamos de una chica adicta, algunos padres se dan cuenta y otros no. Y no es solamente trabajar, llevarle la comida y tirársela como perros, no hay comunicación entre padres e hijos. Esto que le pasó a mi hijo le puede pasar a cualquiera, la chica puede ser epiléptica, cardíaca, vos no sabes. Cuando estos muchachos jóvenes nadie pide DNI, o ficha médica, cuando se están conociendo” expresó Mabel y contó “esa noche mi hijo sí consumió, lo hizo para acompañar a la piba” y aclaró que “anteriormente también, pero yo no sabía que consumía. Él me confesó que sí en dos o tres oportunidades consumió a nivel social, pero que no lo hace porque lo descompone. Inclusive él rechazó a varios chicos, de gente muy bien que venían a casa, y le decía que con lo que ‘me pasó no te quiero acá’. Conozco familias que han luchado por la adicción de sus hijos y siguen luchando. Y otros, que se hacen los distraídos. No hay peor cosa que hacerse el distraído y no luchar por tu pibe” remató.

 

 

 

fuente el rosalenio