Recambio migratorio de aves en Villa del Mar, con menos ruido y contaminación

Recambio migratorio de aves en Villa del Mar, con menos ruido y contaminación

Abril, mes muy particular para nuestra zona. No solo ha comenzado el otoño, también empezó el recambio de aves migratorias, en especial las playeras. Entre los meses de septiembre y octubre, miles de aves migratorias llegaron desde Norteamérica, en un épico viaje de 15.000 Km en busca de mejores condiciones para pasar el invierno boreal.

Ahora, se están reuniendo en grandes bandadas para cumplir con su ciclo reproductivo, para ello eligen nuestros humedales como sitios de alimentación, que transformaran en grasa, y este será el combustible para tan largo viaje. Podemos ver reunidos al playero rojizo 1 (Calidris canutus), especie en peligro de extinción, junto a becasa de mar 2 (Limosa haemastica), chorlito palmado (Charadrius semipalmatus), chorlo pampa 3(Pluvialis dominica), pitotoy grande y chico (Tringa sp.), playero trinador 4 (Numenius phaeopus), playerito rabadilla blanca 5 (Calidris fuscicollis) entre las especies más comunes de ver.

Pero también han empezado a llegar las que escapan del crudo invierno patagónico y aprovechan las buenas condiciones de nuestro estuario para alimentarse, descansar, y así al llegar la primavera, poder retornar a sus sitios de nidificación. Entre los que nos visitan, podemos citar chorlito doble collar 6 (Charadrius falklandicus), chorlo cabezón 7 (Oreopholus ruficollis), chorlito pecho canela 8 (Charadrius modestus) y chorlito ceniciento (Pluvianellus socialis).

"La costa es vasta, el terreno a veces difícil, el clima comienza hacer sentir su rigor, pero la recompensa es infinita al poder ver a través de nuestros binoculares el mágico vuelo de estas joyas aladas que año a año, desde siempre, visitan nuestros humedales como parte de su hábitat", expresaron desde FRAAM.

Fuente: El Rosalenio