El patrullero oceánico ARA “Piedrabuena” inició un adiestramiento en el mar

El patrullero oceánico ARA “Piedrabuena” inició un adiestramiento en el mar

El nuevo patrullero oceánico ARA “Piedrabuena” de la Armada Argentina inició ayer un adiestramiento por los mares de Concarneau (Francia).

A lo largo de diez días se llevarán a cabo maniobras de hombre al agua, evoluciones, ejercicios de lucha contra incendio y control de averías, entre otras actividades. Además, personal de la empresa constructora Naval Group participará de la navegación, contribuyendo a que el personal conozca en profundidad la operación de los equipos y sistemas.

«Es la primera vez que el buque sale al mar a cargo de una tripulación argentina, es un orgullo poder liderar a mujeres y hombres tan comprometidos con la vocación de servir a la Patria. No hay lugar para errores y la manera de lograr esto es con un adiestramiento exigente, constante, priorizando la seguridad del personal”, destacó el Comandante de la unidad, Capitán de Fragata Patricio Gastón Vega.

El “Piedrabuena”

Es el segundo de la serie de cuatro patrulleros oceánicos multipropósito que serán incorporados a la Armada Argentina; el primero es el ARA “Bouchard”, que desde febrero de 2020 se encuentra abocado a realizar junto a buque de la Flota de Mar, el control de los espacios marítimos de jurisdicción nacional.

A diferencia de su antecesor, el ARA “Piedrabuena” está clasificado por Código Polar y certificado por la compañía Bureau Veritas para navegar en zonas de hielo de hasta 40 centímetros de espesor.

La unidad posee “boutraster” (hélice de proa) –que facilita su maniobrabilidad a bajas velocidades y en lugares estrechos– también cuenta con una cámara hiperbárica multiplaza; (es un habitáculo hermético que está diseñado para soportar elevadas presiones en su interior. En ocasiones, cuando un tejido corporal se lesiona, pude requerir más suministro de oxígeno para sanar. Asimismo será la única indicación terapéutica para la curación de una afección y, en otras, se aplicará como parte de un tratamiento integral, junto a otras terapias o medicamentos). Este elemento será muy útil en operaciones de salvamento, búsqueda y rescate de largo alcance. A su vez, conserva la capacidad de operar con dotaciones de Visita, Registro y Captura, que junto a personal de buzos tácticos, brindará un refuerzo y renovación para continuar con la tarea de control de los espacios marítimos de jurisdicción nacional.

Con respecto a sus características técnicas, el buque tiene una eslora de 87 metros, 13,6 metros de manga, 3,8 metros de calado, y está diseñado para una tripulación básica de 40 personas y una capacidad adicional para embarcar 19 personas. Su autonomía es de 7.500 millas náuticas (13.890 kilómetros) navegando a 12 nudos y puede alcanzar una velocidad máxima de 21 nudos (aproximadamente 39 kilómetros por hora).

 

 

fuente gaceta marinera